top of page

meduloblastoma

El meduloblastoma es un tumor cerebral canceroso (maligno) que comienza en la parte posterior inferior del cerebro llamada cerebelo. El cerebelo se ocupa de la coordinación muscular, el equilibrio y el movimiento.

El meduloblastoma tiende a diseminarse a otras áreas alrededor del cerebro y la médula espinal a través del líquido cefalorraquídeo (LCR), el líquido que rodea y protege el cerebro y la médula espinal. Este tumor rara vez se disemina a otras partes del cuerpo.


El meduloblastoma es un tipo de tumor embrionario, un tumor que comienza en las células fetales (embrionarias) del cerebro. Según los diferentes tipos de mutaciones genéticas, existen al menos cuatro subtipos de meduloblastoma. Aunque el meduloblastoma no se hereda, síndromes como el síndrome de Gorlin o el síndrome de Turcot pueden aumentar el riesgo de meduloblastoma.

Los signos y síntomas del meduloblastoma pueden incluir dolor de cabeza, náuseas, vómitos, fatiga, mareos, visión doble, falta de coordinación, marcha inestable y otras preocupaciones. Estos síntomas pueden estar relacionados con el tumor mismo o pueden ser causados ​​por la acumulación de presión en el cerebro.

El meduloblastoma puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en niños pequeños. Aunque el meduloblastoma es raro, es el tumor cerebral canceroso más común en los niños.


Diagnóstico

El proceso de diagnóstico generalmente comienza con una revisión del historial médico y una discusión de los signos y síntomas. Las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar el meduloblastoma incluyen:

Examinación neurológica. Durante este procedimiento, se evalúan la visión, la audición, el equilibrio, la coordinación y los reflejos. Esto ayuda a determinar qué parte del cerebro puede verse afectada por el tumor.

Pruebas de imagen. Las pruebas de imagen pueden ayudar a determinar la ubicación y el tamaño del tumor cerebral. Estas pruebas también son muy importantes para determinar la presión u obstrucción en las vías del LCR. Se puede realizar una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) de inmediato. Estas pruebas se utilizan a menudo para diagnosticar tumores cerebrales. También se pueden utilizar técnicas avanzadas como la resonancia magnética de perfusión y la espectroscopia de resonancia magnética.

Análisis de muestra de tejido (biopsia). Por lo general, no se realiza una biopsia, pero se puede recomendar si las pruebas de imagen no son típicas del meduloblastoma. La muestra de tejido sospechosa se analiza en un laboratorio para determinar los tipos de células.

Extracción de líquido cefalorraquídeo para análisis (punción lumbar). También llamado punción lumbar, este procedimiento consiste en insertar una aguja entre dos huesos en la parte inferior de la columna para extraer líquido cefalorraquídeo de alrededor de la médula espinal. El líquido se analiza para buscar células tumorales u otras anomalías. Esta prueba solo se realiza después de controlar la presión en el cerebro o extirpar el tumor.

Tratamiento

El tratamiento del meduloblastoma generalmente incluye cirugía seguida de radiación o quimioterapia, o ambas. La edad y el estado general de salud, el subtipo y la ubicación del tumor, el grado y la extensión del tumor y otros factores juegan un papel en las decisiones de tratamiento. Las opciones incluyen:

Cirugía para reducir la acumulación de líquido en el cerebro. Un meduloblastoma puede crecer para bloquear el flujo de líquido cefalorraquídeo, causando una acumulación de líquido (hidrocefalia) que ejerce presión sobre el cerebro. Se puede recomendar cirugía (drenaje ventricular externo o derivación ventriculoperitoneal) para crear una vía para que el líquido drene fuera del cerebro. A veces, este procedimiento se puede combinar con una cirugía para extirpar el tumor.

Cirugía para extirpar el meduloblastoma. Un neurocirujano pediátrico o de adultos (neurocirujano) extrae el tumor, teniendo cuidado de no dañar el tejido cercano. A veces, sin embargo, no es posible extirpar completamente el tumor porque el meduloblastoma se forma en lo profundo del cerebro cerca de estructuras críticas. Todos los pacientes con meduloblastoma deben recibir tratamientos adicionales después de la cirugía para atacar las células restantes.

Radioterapia. Un oncólogo de radiación pediátrico o de adultos administra radioterapia al cerebro y la médula espinal, utilizando rayos de alta energía, como rayos X o protones, para destruir las células cancerosas. Se puede usar la radioterapia estándar, pero la terapia con rayos de protones, disponible en un número limitado de los principales centros de salud de los Estados Unidos, administra dosis más altas de radiación dirigida a los tumores cerebrales, lo que minimiza la exposición a la radiación del tejido sano cercano.

Quimioterapia. La quimioterapia usa medicamentos para matar las células tumorales. Por lo general, los niños y adultos con meduloblastoma reciben estos medicamentos como una inyección en una vena (quimioterapia intravenosa). La quimioterapia puede recomendarse después de la cirugía o la radioterapia o, en algunos casos, al mismo tiempo que la radioterapia. En algunos casos, se puede usar quimioterapia de dosis alta seguida de recuperación de células madre (trasplante de células madre usando las propias células madre del paciente).

medullablastoma_beyin_tumoru

Comentarios


Artículos más leídos

últimas publicaciones

bottom of page